Cambio de carrera: 10 mitos que pueden estar limitandote

Publicado:

Actualización:

No es infrecuente soñar de vez en cuando con abandonar tu carrera actual por algo nuevo y emocionante. Pero si no das ningún paso para convertir ese sueño en realidad, básicamente sólo estás soñando. Mucha gente piensa en cambiar de profesión, pero nunca da el paso porque tiene miedo a lo desconocido. Dejar tu trabajo para perseguir algo diferente puede dar miedo, pero es importante recordar que no puedes conseguir nada si no lo intentas.

La mejor manera de averiguar si una nueva carrera es la adecuada para ti es investigar un poco y tantear el terreno. Prueba a hacer un voluntariado o a aceptar algún trabajo por cuenta propia en el campo que deseas para ver si es algo que puedes hacer todos los días. Si la respuesta es afirmativa, es hora de empezar a hacer planes y dar los pasos necesarios para que el cambio se produzca.

Si sueñas con tener una carrera diferente, pero no actúas conforme a ese sueño, puede que estés operando bajo el supuesto de un mito sobre la carrera. En este artículo, expongo 10 mitos, dichos que has oído antes y que simplemente no son ciertos. Vamos a explorarlos.

Mito #1: No puedes ganarte la vida haciendo algo que realmente amas.

Este es el abuelo de los mitos profesionales, la creencia de que no puedes tener una carrera «práctica» haciendo algo que te apasiona. Tiene que ser una cosa o la otra. Este mito tiene sus raíces en el miedo. El miedo a tener que sacrificar nuestra felicidad para ganarnos la vida. No te creas el mito de que no puedes ganarte la vida haciendo lo que te gusta.

Desde que comence a trabajar, hace muchos muchos años, oí decir a mucha gente que sería muy difícil ganarse la vida haciendo este trabajo. Si te encuentras creyendo en este mito, considera esta pregunta: cuando mires atrás en tu vida, ¿de qué te arrepentirás más? ¿Seguir tu pasión o seguir tus miedos?

LEER:   Descubre por qué invertir en tu desarrollo profesional es crucial.

Mito #2: Es un mercado laboral difícil

Aunque los periódicos y otras fuentes de noticias digan que las cifras de desempleo se mantienen estables, que el crecimiento del empleo está estancado o que estamos experimentando una lenta recuperación económica, por no hablar de la reducción de personal y la subcontratación, no te lo creas.

Es un mito porque no refleja toda la historia, el hecho de que hoy es un mercado de trabajo diferente. Es una economía cambiante. La forma de pasar de un trabajo a otro es diferente. Las prácticas de contratación han cambiado. Así que el mercado de trabajo ha cambiado, pero eso no lo hace necesariamente más difícil. Lo que lo hace más difícil es que hemos sido más lentos en el cambio. Nos hemos aferrado a viejas prácticas y viejos comportamientos. Eso no quiere decir que los viejos métodos no funcionen, pero no son tan eficaces.

Así que te reto a que sólo creas que es un mercado laboral perfecto para que encuentres trabajo.

Mito #3: Cambiar de carrera es arriesgado

¿Qué es más arriesgado que dejar lo que conoces para perseguir lo desconocido?

Cambiar de profesión significa dejar atrás una parte de tu identidad: tu respuesta «soy abogado» a la pregunta «¿a qué te dedicas?». Puede significar admitirte a ti mismo que te equivocaste con una elección profesional inicial. O puede significar reconocer que no estás seguro de qué es lo siguiente. Y la gente inteligente siempre sabe qué es lo siguiente, ¿verdad?

No. Los que cambian de carrera con éxito a menudo no tienen un plan. En Working Identity: How Successful Career Changers Turn Fantasy into Reality, de Herminia Ibarra, se demostró que esperar a tener un plan es, en realidad, más arriesgado que hacer y experimentar.

Nada, absolutamente nada, es más arriesgado que no cambiar de carrera si estás deseando hacerlo. He aquí la razón: El anhelo no desaparecerá. Siempre estará ahí, bajo la superficie, esperando a que hagas algo al respecto.

Mito #4: Tener siempre un plan de respaldo

A veces, tener un plan alternativo es una medida inteligente y prudente. Los planes alternativos son tan adultos y responsables.

¿Pero qué ocurre cuando estás con un pie dentro y otro fuera? Según mi experiencia, solemos cerrar la puerta y retirarnos. Somos reacios a comprometernos con nosotros mismos, y acabamos negándonos la satisfacción de jugar a tope, ensuciándonos y sudando. Acabamos con sentimientos de arrepentimiento y con la persistente pregunta «¿Y si…?

Los planes alternativos difuminan nuestra energía. La energía difusa equivale a resultados difusos. Da todo lo que tienes a tu sueño/pasión/riesgo y tendrás más posibilidades de tener éxito.

LEER:   Desarrollo Profesional a través del Aprendizaje Continuo

Mito #5: Hay un trabajo perfecto para todos

¿Cuánto tiempo llevas buscando el tuyo? Simplemente sabes, en tu interior, que hay un trabajo ideal que es perfecto para ti ahí fuera. Encaja perfectamente con tu personalidad, tus habilidades y tus intereses. Y está bien pagado. Si sólo pudieras descubrirlo. Si supieras cuál es.

¿Hay un trabajo perfecto para ti? No. Y aquí está la buena noticia: hay más trabajos de los que puedes imaginar que serían «perfectos» para ti. Lo más probable es que incluso hayas estado ya muy, muy cerca de algunos de esos trabajos perfectos. Entonces, ¿qué ha pasado? ¿Y cómo se reconoce uno de esos supuestos «trabajos perfectos»?

¿Alguna vez has visto el regalo perfecto para alguien, pero faltaban meses para su cumpleaños? Luego, cuando vas a buscar el objeto más tarde, no puedes. Otra oportunidad perdida y tú, una vez más, te regañas por no haberlo comprado cuando lo viste por primera vez.

Tal vez te hayas topado con un trabajo perfecto en el pasado, pero por culpa del momento, dejaste pasar la oportunidad. O tal vez estabas tan centrado en otra cosa, que se te escapó una pista evidente. En lugar de pensar en el pasado, que no puedes cambiar, prométete a mantener los ojos abiertos y a mirar más allá de lo obvio.

Mito #6: Preguntar «¿Qué es lo mejor que puedo hacer?» es la pregunta correcta

Esta es una de las preguntas más comunes cuando se considera un cambio de carrera o un traslado de carrera. Parece un análisis lógico: sopesar los pros y los contras y evaluar el equilibrio.

¡No te hagas esta pregunta! Rara vez te lleva a las respuestas que buscas. Te llevará a sentirte abrumado por las opciones (¿te suena?), o a sentir que tienes que elegir lo que es práctico sobre lo que parece poco práctico.

La pregunta que te llevará a las respuestas es sencilla (¡pero no fácil!) Es «¿Qué quiero hacer realmente?». Esta es una pregunta muy diferente a la de «¿qué es lo mejor?».

Mito #7: Si no te gusta tu trabajo, probablemente estés en la carrera equivocada

Si no te gusta tu trabajo, probablemente estés en la carrera equivocada Causa y efecto, ¿verdad? Una forma de saber si estás en la carrera correcta es si te gusta o no tu trabajo. Si no estás satisfecho con tu trabajo, probablemente sea una señal de que necesitas reexaminar toda tu elección de carrera.  Saben que algo no va bien porque no les gusta su trabajo. Su suposición natural es que su insatisfacción es un síntoma de un problema subyacente mayor: su elección de carrera.

LEER:   Cómo Planificar tu Desarrollo Profesional

Este es un ejemplo de falsa lógica. Que no te guste tu trabajo puede significar que estás en el trabajo equivocado. No significa necesariamente que estés en la carrera equivocada. Ni siquiera significa que estés en el trabajo equivocado. Simplemente podrías estar trabajando para la persona o la empresa equivocada. Hace falta un enfoque hábil para discernir el origen del descontento, y creo que es muy difícil hacerlo por tu cuenta.

Mito #8: Todo el mundo necesita una declaración de misión

Todo el mundo necesita una declaración de misión ¿Sabes cuál es tu misión? Se supone que las declaraciones de misión nos guían, nos mantienen en el camino y nos ayudan a avanzar. ¿Pero qué pasa si no tienes una? ¿Significa eso que estás destinado a no desarrollar nunca tu potencial profesional?

Una amiga que era una profesional de éxito se puso en contacto conmigo porque se encontraba en una encrucijada profesional. Sentía que si pudiera encontrar su misión en la vida, sabría qué camino profesional tomar.

Tenía un objetivo claro: ¡encontrar su misión! En lugar de eso, ocurrió lo más sorprendente. Decidió que no necesitaba una misión. Decidió confiar en que ya estaba cumpliendo su misión, aunque no supiera cuál era. Después de que la amiga cambiara su enfoque de encontrar su misión a vivir su vida, se le presentó una oportunidad increíble y la persiguió.

Un pequeño consejo: si tu declaración de misión es esquiva, deja de perseguirla. Quédate quieto y deja que te encuentre. Y mientras tanto, sigue viviendo tu vida y mira lo que pasa.

Mito #9: Esperar una epifanía profesional

Esperar una epifanía profesional Cuando ves un enlace para «Encontrar el trabajo de tus sueños», ¿haces clic inmediatamente en él para ver qué hay? ¿Miras todas las listas de «Las diez mejores profesiones» que hay para ver si algo te interesa? ¿Conoces tu tipo MBTI? Si lo sabes, puede que estés cayendo en el mito de la epifanía profesional.

Me encantaría, que todo el mundo tuviera una epifanía profesional que les indicara, con claridad meridiana, su siguiente paso. En cambio, veo «desdoblamientos» profesionales o un viaje de descubrimiento con mucha más frecuencia. Es decir, estar dispuesto a no ignorar lo obvio, los empujones, las insinuaciones, y escuchar atentamente el susurro interior. Sí, olvida la música de arpa y los ángeles, para la mayoría de nosotros, la epifanía profesional es un susurro silencioso.

Mito #10: Ignorar tu insatisfacción profesional hará que desaparezca

Oh, ¡si esto funcionara a largo plazo! Es cierto que al principio funciona. Cuando empieces a cuestionar tu carrera, verás que es bastante fácil apartar los pensamientos y fingir que no están ahí. Ya sabes de qué hablo: los «y si» y la lista de arrepentimientos.

Con el tiempo, los pensamientos aleatorios se convierten en pensamientos molestos. Pasas cada vez más tiempo soñando con opciones. Construyes tu lista de razones para ignorar tu creciente insatisfacción profesional:

  • Eres demasiado viejo.
  • No quieres aceptar una reducción de sueldo.
  • No quieres volver a estudiar.
  • Has perdido tu oportunidad hace 5, 10, 15 años.

Desafío

Así que ahora que sabes que uno o todos estos mitos te han frenado, ¿a qué esperas?

Sobre Marcos Perez

¡Hola! Mi nombre es Marcos y soy un apasionado estudioso de la gerencia. Me encanta ayudar a los emprendedores a avanzar, innovar y crecer. En mi página compartiré mis ideas para el desarrollo exitoso de tu negocio: desde consejos sobre cómo mejorar tus procesos hasta apoyarte en la definición de objetivos claros que te permitan alcanzar tu visión. Te invito a unirte al camino del éxito conmigo!

Artículos mas recientes

  • Desarrollo Profesional a través del Aprendizaje Continuo

    Desarrollo Profesional a través del Aprendizaje Continuo

    Soy un ferviente creyente en la magia del aprendizaje continuo y como puede impulsar nuestro desarrollo profesional, ¿y usted? En mi experiencia, este viaje de constante exploración y crecimiento es más que acumular certificados o realizar talleres de vez en cuando. Es una mentalidad que se infiltra en todo lo que hacemos, nos lleva a…

    Leer el Artículo

  • Cómo Planificar tu Desarrollo Profesional

    Cómo Planificar tu Desarrollo Profesional

    ¿Han tenido un momento para sentarse y pensar hacia dónde va su carrera? Si no lo han hecho, no están solos. Mucha gente se encuentra sumergida en la rutina diaria de su trabajo sin tomar un momento para ver a dónde se dirigen exactamente. ¿Sabes qué? No hay mejor momento que ahora para trazar ese…

    Leer el Artículo