10 formas para ser un excelente orador en público

Publicado:

Actualización:

Cuando se les pregunta, la mayoría de las personas en EE.UU. afirmarían que su mayor preocupación es ponerse delante de una multitud y ofrecer un discurso. La gente de hace 100 años no diría que hablar en público era su peor temor, sin embargo tenían cosas más amenazantes de las que preocuparse, ¿verdad?

Me refiero a cosas como la guerra, y los animales salvajes, y la actividad criminal generalizada sin una policía excelente. El hecho de que nuestra sociedad sea más dócil quizá forme parte de esta extraña preocupación por una situación relativamente benigna, pero no lo explica del todo. Quiero hablar de por qué tenemos tanto miedo y de los pasos que se pueden dar para acabar con nuestros temores.

excelente orador en público Entonces, ¿por qué nos da tanto miedo hablar en público? Pues por algo que no se le da bien a mucha gente y no sabemos cómo mejorar. La oratoria era una habilidad muy valorada en el pasado y, por tanto, era algo que se trataba con mucho esfuerzo y tiempo en la escuela.

Parte de la razón por la que en el pasado se instruía a más individuos en la oratoria era porque la escuela era realmente sólo para aquellos a los que la habilidad les resultara beneficiosa. A lo que quiero llegar es a que sólo los niños «superdotados» eran entrenados formalmente en tales habilidades y el resto de los niños lidiaban con la lejanía y nunca tenían la necesidad de hacer un discurso.

Con la exigencia de la escuela primaria, y la presunción de una educación universitaria, hay más individuos que nunca que, en mi opinión, no deberían estar ahí en primer lugar y nunca jamás harán uso de las habilidades que puedan obtener en el segundo.

Así que, en primer lugar, se nos da mal, en segundo lugar, no tenemos que hacerlo de forma rutinaria y, en tercer lugar, como se menciona en el primer párrafo, la amenaza ha adquirido una nueva definición en esta sociedad razonablemente segura.

¿Por qué se llama a personas para hablar en público que no tienen las habilidades naturales, los deseos o la práctica rutinaria que necesitan para ser excelentes? Bueno, eso es una función de la enorme clase media de este país que cree que es suficiente para continuar las tradiciones de los ricos y populares, pero que no tiene la formación y el entrenamiento que hacen que un individuo tenga realmente talento en el arte de hablar en público.

Ejemplos famosos serían los discursos de graduación, las tosts de boda, los panegíricos, etc. Creo que esperamos demasiado de nosotros mismos y, por ello, nos asusta definitivamente la inevitablemente terrible tarea que vamos a realizar…

¿Mi respuesta? Bueno, o bien imaginas todas las cosas horribles que son mucho peores que la miseria de la vergüenza. O bien podrías hacer el esfuerzo de formarte (no es recomendable a menos que tu trabajo requiera que lo hagas siempre). O bien podrías renunciar a las ridículas tradiciones del pasado que se necesitaban de las personas que estaban mejor preparadas para hablar en público.

Aquí tienes 10 maneras de ser un excelente orador en público:

INVESTIGA A TU PÚBLICO

Me asombra que algunos oradores se presenten a una charla y no sepan nada sobre el público al que se dirigen. Muchos oradores son perezosos y creen que su mensaje es tan importante que cualquier persona desearía escucharlo. No podrían estar más equivocados.

LEER:   Como mejorar tus técnicas de presentacion

Tu mensaje principal puede ser exactamente el mismo para todo el mundo, pero conocer a tu público te permitirá inclinar la información para que éste sienta que ha sido preparada sólo para él. Se relacionarán mucho mejor con la información y creerán mucho más en ti por haber creado algo especialmente para ellos. Evidentemente, en muchos casos sólo inclinarás tus datos, pero no te informaré si no lo haces.

PRACTICA

El único método para parecer pulido al hablar es practicar. Esta es una habilidad que no puedes confiar a nadie más. Eres tú el que está en fase con el micrófono y eres tú el que parecerá excelente o horrible. Estás tristemente equivocado y eres egoísta si crees que las diapositivas de PowerPoint que tú u otra persona ha elaborado te convertirán en un orador vibrante.

Hay estrategias específicas para practicar que no requieren mucho tiempo y te hacen parecer excepcionalmente refinado. Una de estas estrategias se llama trozos. Practicas una pieza breve una y otra vez. No lo practicas palabra por palabra, sino que te limitas a hablar de ello. De este modo, no te quedarás en blanco cuando se produzca una distracción mientras estés en la fase.

ENTIENDE QUE EL 90% DEL NERVIOSISMO ES INVISIBLE

El público generalmente no puede ver los síntomas reveladores de la ansiedad. Las mariposas, las manos temblorosas o las palmas sudorosas. El secreto es que tú tampoco te centres en ellos. Tienes que concentrarte en el público.

Cuando lo hagas, ocurrirán dos cosas

1) les gustarás más

2) gran parte de la ansiedad que sientes desaparecerá.

NO EVITES EL CONTACTO VISUAL

Cuando estamos nerviosos, es una reacción natural querer disimular. Cuando estás delante de un grupo de personas, ¿dónde te escondes? No puedes. Así que tenderás a mirar hacia abajo o a apartar la vista de tu público. Si no podemos verlos, ellos no pueden vernos, ¿verdad? No es así.

La otra técnica que la gente intenta es mirar por encima de la cabeza. El concepto aquí es que al mirar la frente de los individuos, creerán que les estás mirando a ellos. Una vez más, es un error.

Tienes que mirar directamente a los ojos de los individuos con compasión. Crea una relación con el público a través de tu contacto visual. Si alguien sonríe cuando le miras, devuélvele la sonrisa. Esto hará que tú y el público os sintáis más cómodos y hará que tu presentación sea más genuina.

Determina tres personas del público con las que quieras hablar: Uno a tu izquierda, otro frente a ti y otro a tu derecha. Dirige tu discurso a estos 3 individuos. Mira a cada uno durante unos 4-5 segundos y «cambia de objetivo» a la siguiente persona. No mantengas el contacto visual durante demasiado tiempo. Esto producirá una circunstancia incómoda. No quieres asustar a los individuos.

Si utilizas este método, darás la impresión a todo el público de que estás haciendo contacto visual, porque estás barriendo la sala con tus miradas.

NO TE DISCULPES

Nunca empieces una presentación con una disculpa. Al comenzar una charla con una disculpa por tu nerviosismo o por estar resfriado, estás acentuando algo que el público podría no haber descubierto. También estás revelando a la audiencia: «el debate que vais a tener es menor del que deberíais tener, sin embargo, no me culpéis a mí».

EVITA LA VOZ MONÓTONA Y APRESURADA

Un discurso monótono y rápido es un método infalible para hacer que tu audiencia se sienta poco importante. También hará que pierdan la concentración y se aburran. ¿Cuántas clases has dado en la escuela escuchando a un profesor monótono sobre la asignatura que impartía? ¿Cuánto recordaste de esas clases?

LEER:   La importancia de hablar en público para un empresario

No quieres someter a tu audiencia a esta misma tortura y quieres que recuerden lo que has discutido.

Puedes evitar rápidamente los mensajes monótonos. Antes de decir una palabra, piensa en el valor de tu mensaje. Piensa en los aspectos que crean sentimientos de entusiasmo. Piensa en hablar claramente con empatía. Sonríe. Infórmate de un chiste. Respira con mucha confianza en ti mismo.

Utiliza el contacto visual, di «tú» favorablemente y fluye con el mensaje. Si lo haces, oirás: «Me pareció que me hablabas particularmente a mí». Ese es uno de los mejores cumplidos que puedes recibir. Y demuestra que estás hablando PARA el público, no A él.

LIMITA TU DISCURSO A UNOS POCOS PUNTOS CLAVE

Limita tu tema a una línea de fondo para una charla breve, o a tres puntos clave para una charla más larga (una charla de más de 30 minutos). Pregúntate: «Si mi audiencia sólo tuviera en cuenta una cosa de mi charla, ¿qué sería lo más esencial que tuviera en cuenta?»

Cuantos más puntos tenga tu charla, menos se centrará el público en cada punto concreto. Una vez que tengas tus puntos clave, crea tus diapositivas de PowerPoint.

CUIDA A LOS QUE INTERRUMPEN

El siguiente es mi famoso método del asterisco; lo utilizo para asegurarme de que los interrumpidores no interrumpen mi presentación. Hago que la gente del grupo identifique a los posibles alborotadores ANTES de que yo llegue a la ocasión. Llamo por teléfono a estos individuos y los entrevisto para darles la atención que están deseando. Luego hablo de sus nombres durante el discurso.

Esto elimina esencialmente la posibilidad de que me hagan pasar un mal rato porque estoy elogiando sus puntos de vista. Esto funciona realmente bien, pero no menciones sus nombres específicamente o el resto de la audiencia que sabe que estos individuos son problemáticos puede creer que tú eres igual de malo. Habla de una gran variedad de individuos de la audiencia. Asegúrate de que los malos están incluidos, lo que suele mantenerlos a raya.

UTILIZAR UN LENGUAJE EMOCIONAL

Las viejas y aburridas realidades apenas mueven a los individuos a la acción. Si aprendes a utilizar palabras que evocan emociones en la gente, conseguirás un impacto mucho mayor cuando hables. Hay muchos sentimientos que puedes activar en la audiencia sólo con tu elección de palabras.

La alegría, la ira, la tristeza, la nostalgia son sólo algunos de ellos. Comprender tu función para permanecer ante el grupo te ayuda a elegir qué emociones quieres aprovechar. Cuando se entiende tu función, seleccionar las palabras para obtener la respuesta emocional preferida es mucho más fácil.

Si quisieras llevar a alguien a una experiencia de juventud, podrías decir: «¿Recuerdas cuando alguien hizo algo malo en el colegio y la profesora le dio una bofetada con la vara de medir en su escritorio?» La frase «golpeó la vara de medir» evocaría una respuesta psicológica con la que muchos adultos pueden asociarse.

Un grupo más joven podría no relacionarse con esta frase clave, ya que los castigos corporales prácticamente han desaparecido de las escuelas. Debes elegir las palabras que indiquen algo a tu público.

EXPÓNTE

Normalmente, las personas tienen dificultades para ejecutar este concepto, ya que les gusta mantenerse distantes y en privado. Esto perjudicará sus oportunidades de establecer una gran conexión con la gente del público. Ciertamente, no es necesario que expongas tus claves más oscuras cuando estés en una fase, pero sin duda podrías informar a alguien de lo mucho que te gustan los caballos, o de cómo te gusta prepararte… cualquier cosa que les dé un vistazo a tu yo genuino te ofrecerá una mejor oportunidad de conectar con ellos y conseguir que te presten atención.

LEER:   La importancia de hablar en público para un empresario

UTILIZA ACCESORIOS

Un accesorio merece mil palabras. La gente puede anclar realmente un pensamiento en su mente cuando está conectado a un objeto que se asocia con el punto que estás tratando de exponer. Puedes utilizar atrezzo grande, pequeño, divertido o importante. Relaciona siempre el atrezzo con el punto que pretendes exponer y asegúrate de que el público pueda verlo. A veces querrás esconder el atrezzo para que la gente no se pregunte qué es exactamente hasta que estés preparado para proporcionarlo.

UTILIZA EL HUMOR

Incluso Shakespeare utilizó el humor en medio de los desastres que compuso. El humor es una herramienta poderosa y fiable que proporciona a la mente del público una oportunidad de respirar ante un material pesado. También te hace más simpático y agradable de escuchar. Asimismo, el humor es mucho más probable que haga que tus detalles sean más memorables.

No hace falta ser un cómico de stand up para utilizar el humor en los discursos y las presentaciones, y tampoco tienes que contar chistes. Hay numerosas formas de incluir el humor que no necesitan ninguna habilidad. Puedes mostrar imágenes divertidas, contar historias o leer libros o revistas.\

LLÉVALOS A LA ACCIÓN

Si te va a costar utilizar el tiempo de la gente para hablar con ellos, ¿no crees que sería una idea inteligente conseguir que hagan algo favorable a causa de tu presentación? Incluso si hacen algo negativo, sigue siendo mejor que no hacer nada, ya que al menos tendrán la oportunidad de descubrir algo de su error.

A pesar del tamaño de tu ego, el hecho es que estás ahí para ellos, no al revés. Estoy a favor de que desarrolles tu reputación, pero si entras en tu discurso creyendo que es todo para ti, se notará y probablemente no harás más de lo que habrías hecho si te hubieras concentrado más en las necesidades del público.

APORTA SOLUCIONES

Una de las mejores formas de asegurarte de que le gustas al público es aportar opciones a sus problemas. Si has hecho una tarea exhaustiva de investigación de tu audiencia, actualmente entiendes exactamente cuáles son sus problemas.

Tu trabajo es aportar ideas para que las prueben. En el pensamiento moderno, esto es exactamente lo que significa hablar de motivación.

No basta con conseguir que las personas se entusiasmen hasta el punto de rebotar contra las paredes sin tener una idea de lo que van a hacer con este nuevo entusiasmo e inspiración. Los oradores inspiradores expertos modernos aportan soluciones y una estrategia para conseguirlas. Eso sí que es motivador.

ATENCIÓN A LA LOGÍSTICA

El mejor trabajo de preparación, la práctica y la investigación de la audiencia podrían echarse a perder si te olvidas de prestar atención a todos los detalles que rodean una presentación.

Debes saber exactamente lo que ocurre antes de que hables, y lo que ocurre después de que hables: ¿Cómo están sentados los individuos? ¿Están en mesas redondas en las que la mitad de ellos se ocupan de estar lejos de ti, o no existen mesas en absoluto? ¿Qué tipo de micrófono es el adecuado? ¿Qué tamaño tiene la pantalla del espacio? ¿La gente va a consumir alcohol? ¿Cómo es exactamente la iluminación?

Todos estos productos y muchos más influyen en la eficacia general de una presentación. Las mismas palabras precisas pronunciadas con una logística significativamente diferente podrían ser recibidas de formas completamente distintas. Incluso podrías pasar de una gran evaluación a una bomba simplemente por el método en que se sienta la gente. Depende de ti conocer las distinciones y cómo afectan a una presentación.

Sobre Marcos Perez

¡Hola! Mi nombre es Marcos y soy un apasionado estudioso de la gerencia. Me encanta ayudar a los emprendedores a avanzar, innovar y crecer. En mi página compartiré mis ideas para el desarrollo exitoso de tu negocio: desde consejos sobre cómo mejorar tus procesos hasta apoyarte en la definición de objetivos claros que te permitan alcanzar tu visión. Te invito a unirte al camino del éxito conmigo!

Artículos mas recientes

  • Desarrollo Profesional a través del Aprendizaje Continuo

    Desarrollo Profesional a través del Aprendizaje Continuo

    Soy un ferviente creyente en la magia del aprendizaje continuo y como puede impulsar nuestro desarrollo profesional, ¿y usted? En mi experiencia, este viaje de constante exploración y crecimiento es más que acumular certificados o realizar talleres de vez en cuando. Es una mentalidad que se infiltra en todo lo que hacemos, nos lleva a…

    Leer el Artículo

  • Cómo Planificar tu Desarrollo Profesional

    Cómo Planificar tu Desarrollo Profesional

    ¿Han tenido un momento para sentarse y pensar hacia dónde va su carrera? Si no lo han hecho, no están solos. Mucha gente se encuentra sumergida en la rutina diaria de su trabajo sin tomar un momento para ver a dónde se dirigen exactamente. ¿Sabes qué? No hay mejor momento que ahora para trazar ese…

    Leer el Artículo